chalk Paint

Silla Thonet renovada

Silla Thonet

Hoy, me he encontrado una silla Thonet, pero en unas condiciones pésimas. Me encanta ese diseño de bistró que tiene, por lo que no lo dude siquiera, dado que es una pieza encantadora, me he atrevido a renovarla.

Como se ve en la foto, daba mucha pena dejarla.

Manos a la obra

Pues comienzo como siempre, limpiando y desinfectando, para ver que encontramos y no asustarnos a mitad del trabajo.

Tenía partes en muy malas condiciones. Siempre con la libreta en mano he comenzado a apuntar todo lo que veo y no olvidarme de nada.

Una vez limpia, lije y con masilla para madera, corregí las imperfecciones.

Hora de pintar

A la hora de elegir los colores, he buscado primeramente el lugar donde ponerla, así jugaría con los colores que llevaría.

Una vez encontrado su lugar comencé aplicando un color verde y un ocre luminoso.

Aplique dos capas de pintura dejo secar, y luego la cera para proteger los colores. Una vez encerada ya puedo manipularla, sin miedo a que el color se salte.

A tapizar

Como se observa en la primera foto, carecía de base, por lo cual lo he solucionado con una lamina de madera de aglomerado. He tomado las medidas y con una sierra, le he dado forma.

Una vez lista la forma, encaje correctamente comencé a tapizar. Soy nueva en esto 😕, pero he tratado de hacerlo con mucho cariño. Agregue espuma y con una tela acorde a los colores de la silla empece a cubrirla y presionar para que, a la hora de poner las grapas la tela quedase bien sujeta.

He aquí el resultado.

Es una silla bistró de Thonet, realmente cómoda. Y se la ha reclamado mi hijo para su escritorio😂, por lo que creo que le ha gustado.

No debemos olvidarnos de esos muebles de nuestra infancia, podemos tener una parte de nuestra historia y transformarla tal como somos ahora. Animo… hay mucho trabajo por hacer.

Deja un comentario